Teme la madre de ex presos de Rincón de Chautla que los caciques que los acusaron les hagan daño

Profundidad de navegación: Principal / Noticias

MSI

Teme la madre de ex presos de Rincón de Chautla que los caciques que los acusaron les hagan daño

Narra el apoyo solidario e incondicional de los integrantes del MSI para lograr la liberación de sus hijos
El Sur de Acapulco, 23 de abril de 2009

“No me quedaré sentada en mi casa, voy a seguir luchando para que otros inocentes indígenas recluidos puedan salir y para que haya justicia social en los pueblos, aseguró emotiva Escolástica Luna Gaspar, quien logró la liberación de ocho indígenas del Rincón de Chautla que estuvieron casi dos años en el reclusorio de Chilapa.
Ecolástica Luna, de 60 años, es madre de Bernardino y David Sánchez Luna, quienes con otros seis nahuas estuviron encarcelados desde mayo de 2007 tras ser acusados por caciques de su pueblo de participar en un homicidio.

Con respecto a los caciques que acusaron a los ocho indígenas, dijo que teme por represalias ahora que están libres.
“Tememos por aquellos (sus acusadores) que andan libres, a lo mejor les quieren hacer daño a mis hijos que ya están libres, aunque me dijeron que ahí estaban mejor en la cárcel, pero ni modo que siempre estén ahí guardaditos”.

Pidió al gobierno del estado protección y que les haga “un llamado de atención” a los que “andan haciendo mal”, en referencia a los caciques que acusaron a sus hijos y esposo de manera “injusta”.

Luego de 2 años y 10 meses, tras las gestiones de Ecolástica Luna, a los ocho campesinos no se les comprobó nada y fueron liberados los últimos días de marzo, sin embargo su hijo David sólo pudo salir tras pagar una fianza de 18 mil 878 pesos.

Los gastos del proceso y la fianza de David fueron cubiertos por Escolástica Luna quien además de pedir prestado realizó colectas con funcionarios del Ayuntamiento de Ahucuotzingo, José Joaquín Herrera, con una regidora de Chilapa y con militantes del Movimiento Social de Izquierda.

Ecolástica Luna, que nunca había salido de su comunidad, declaró que el encarcelamiento “injusto” de sus hijos y familiares la obligó a salir y conocer lugares y gente para poder para pedir ayuda legal y económica.

“En un principio no sabía a dónde ni a quién recurrir para pedir ayuda, aunque encontré a compañeros que me ayudaron pero luego ya no pudieron, pero después de un año y medio encontré a Ranferi Hernández (el dirigente del Movimiento Social de Izquierda), quien me ayudó con el caso, dijo.

Aseguró en ese tiempo ella tuvo que mantener económicamente a ocho nietos con la ayuda de sus dos nueras integrándose en las labores del campo y con algunas despensas que recibió de “sus compañeros”.

“Gracias a Dios nunca nos hizo falta maíz, ni frijol para comer”, añadió.

Comentó que tuvo que dedicar otro tiempo a buscar cómo liberar a los ocho presos, sin la ayuda de su esposo, quien también tiene una orden de aprehensión en su contra.

“Las mujeres sabemos que podemos hacer algo poniendo nuestra intención y tiempo”, indicó Ecolástica.

Con el llanto en los ojos, Ecolástica Luna recordó lo triste que se sentía cuando sus dos únicos hijos estaban presos por lo que agradeció el consuelo y fuerza que le dio la gente que la apoyó.

“Después yo fui tomando valor y ya no tenía miedo y hasta los hombres que nos acusaban decían mira a esa mujer que pensamos que no iba a hacer nada, (pero) anda en todas partes”, externó.

Dijo que ahora tampoco siente temor por el gobierno y que con la suma del esfuerzo de las mujeres y hombres que le ayudaron a liberar a sus familiares pueden hacer lo mismo por otras personas recluidas injustamente.

“Ya no siento el temor del gobierno como cuando agarraron a mis hijos, vamos a hacer una unión de las mujeres y de todos los hombres que nos apoyaron y hacer otro esfuerzo por los otros compañeros que aún están presos para poder sacarlos”, indicó.

Afirmó que después de su experiencia ya no regresará a su comunidad a continuar con su vida anterior, sino seguirá luchando por los presos que vio en sus visitas al reclusorio de Chilapa.

“La gente me dice que si ya me voy a sentar en mi casa estar calmadita, pero no, yo voy a seguir luchando porque otros compañeros salgan de la cárcel. Cuando iba a visitar a mis hijos, los domingos o miércoles, veía como se reunían con otros inocentes”.

Añadió que ya sabe cómo gasta el dinero el gobierno y que otra de sus nuevas luchas será la de pedir justicia y obras sociales para los pueblos de su región.

“Antes pensaba que el dinero era del gobierno y ellos sabían cómo lo repartían, pero ahora ya no nos confiamos el dinero es nuestro aunque el gobierno es el que agarra de la bolsa, para comprarse una buena cama y un buen un carro”.

Dijo que aunque los campesinos anden caminando pedirán más subsidio de fertilizante para las nuevas familias y pequeños productores, además de que se construya una clínica en su comunidad, porque tienen que caminar hasta una hora y media para recibir atención médica. (Luis Daniel Nava / Chilapa).

Fecha: 23/04/2009
Radioteca, UNESCO y Código Sur apoyan la construcción de esta web, pero no necesariamente comparten y adhieren a los contenidos publicados, siendo estos absoluta responsabilidad de las organizaciones usuarias.

Los contenidos de este sitio web están bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0.
Este sitio es administrado con el editor dinámico de contenidos Cyclope 2.0 que ha sido desarrollado por Código Sur.